La luz en tu cocina

Vamos a hablar en esta ocasión, de propuestas para sacar al máximo partido a la luz de tu cocina. El ingenio, las buenas ideas y las soluciones ocurrentes nos pueden ayudar a cambiar por completo la fisionomía de nuestra cocina.

La luminosidad es una de las cualidades más apreciadas en la cocina. Cuando una cocina padece de falta luz natural podemos recurrir a los tonos claros en suelos y paredes y en los muebles de la cocina. Los lacados en tonos brillantes en los frentes, son muy recomendables porque reflejan la luz. Encimeras de madera clara y accesorios en acero inoxidable también ayudan a aumentar la claridad de tu cocina.

Una buena configuración de la luz artificial, nos ayudará a resaltar los colores del mobiliario, incrementando la sensación de claridad. Podemos conseguir este efecto eligiendo focos halógenos que pueden combinarse con una lámpara decorativa y un foco de luz sobre la zona de trabajo.

Un recurso muy utilizado y que no exige grandes inversiones a pesar de que garantiza una solución definitiva a la falta de luminosidad, es prescindir de tabiques  que separa la cocina de otras habitaciones, creando la llamada “cocina americana”. La luz natural inunda el espacio a través de más fuentes eliminando obstáculos.

Otra posibilidad es empotrar bloques de cristal de pavés en el tabique para aprovechar la luminosidad del resto de la casa. Se trata de una solución efectiva que además, ofrece múltiples posibilidades a nivel estético. El cristal de pavés está disponible en diferentes colores a un precio realmente asequible.